La sostenibilidad en los edificios

Durante las últimas décadas, la búsqueda de la sostenibilidad en la edificación se ha
convertido en un elemento clave a la hora de proyectar edificios, debido al gran
impacto ambiental del sector de la construcción que es el responsable del 40%
del consumo de energía en la Unión Europea y de equivalentes niveles de emisiones de CO2, así como del consumo del 30% de las materias primas y del 20% de agua. Con este motivo han aparecido diferentes organismos, como BREEAM o LEED, que evalúan y certifican la sostenibilidad en los edificios.

Los sistemas de certificación más importantes abarcan un amplio espectro de
factores, como son: gestión de las obras, salud y bienestar, energía,
transporte, uso del agua, materiales, residuos, uso del suelo, ecología y
contaminación. Incluyen, por tanto, no solo aspectos medioambientales sino
también sociales y económicos.

Para llevar a cabo la certificación medioambiental de los edificios debe
establecerse un sistema de evaluación de la sostenibilidad que permita una
clasificación a través de su valoración, y su posterior certificación, mediante
su verificación por un asesor cualificado dentro de un estándar reconocido en
el mercado de la edificación.

El panorama actual de sistemas de certificación es muy extenso, tanto a nivel
mundial como europeo o propio de cada país. Desde sistemas pioneros como
BREEAM, cuyo origen se produce en Reino Unido a principios de los años 90 y que
actualmente se desarrolla internacionalmente mediante su adaptación a
diferentes países incluyendo España, hasta LEED, con origen en Estados Unidos y
ámbito de actuación global pasando por sistemas locales como la herramienta VERDE
en España.

Estos sistemas basan su valor en su carácter voluntario, independiente y holístico,
buscando estimular la demanda de edificios sostenibles a través de la reducción
del impacto ambiental de los mismos, la mejora de las condiciones interiores
para los usuarios y la adopción de las mejores y más innovadoras prácticas
constructivas. Los propietarios de un edificio sostenible demuestran con ello
una política de responsabilidad corporativa de la empresa, aumentan la
satisfacción de los usuarios, mejoran la funcionalidad, flexibilidad y
durabilidad de los edificios, aumentan el valor de los inmuebles y reducen sus
gastos de mantenimiento y funcionamiento.

————————————————————

José Ángel Ferrer es Arquitecto y Director de FERRER ARQUITECTOS, único estudio de arquitectura español miembro del Consejo Asesor de BREEAM España y con dos de sus arquitectos dentro del panel de expertos de BREEAM en las categorías de ahorro de energía e iluminación natural.